La alternativa ecológica para la menstruación que triunfa entre las adolescentes

Ya hace unos años que la mentalidad alrededor de los productos de higiene íntima femenina ha cambiado: nos hemos dado cuenta de la tasa rosa, de las consecuencias medioambientales y de salud de utilizar compresas y tampones. Además, hemos aprendido que hay una nueva gama de productos que han llegado al mercado para hacer que ese momento del mes sea cada vez más natural y menos incómodo. ¿Cuál es la alternativa ecológica para la menstruación?

Si bien es posible que lo primero que hayas conocido acerca de las alternativas a los productos habituales una forma más sostenible haya sido la presencia creciente de la copa menstrual en el mercado, debes saber que también existen otras opciones para no utilizar productos tan residuales como los habituales y que pueden incluso ser una de las mejores herramientas para que las chicas más jóvenes hagan las paces con los cambios que su cuerpo experimenta durante la adolescencia.

Dado que las nuevas generaciones son las más concienciadas con la ecología y conocen bien las nuevas alternativas a los remedios que existen para cosas que llevamos toda la vida haciendo de una manera concreta (y siempre mejorable), muchas chicas jóvenes han desterrado el uso de compresas y tampones y se han sumado al uso de la lencería menstrual. Tal como su nombre indica se trata de una braga que, gracias a su composición absorbente hace el sangrado menos incómodo y sobre todo más sostenible.

Firtsloop

Puesto que es más fácil hablar de ellas con un buen ejemplo, usaremos la línea de una marca que, por estar especializada a este tipo de prenda íntima, está triunfando entre las adolescentes. Se llama Firstloop, y es la propuesta de la marca Loop (que ya se ha popularizado entre las mujeres adultas con la gama HerLoop) para cubrir la menarquía, nombre que recibe la primera menstruación. ¡Es la alternativa ecológica a la menstruación!

En este caso la marca propone una variedad de modelos dividida en tres tallas: 12 años (XXS), 14 años (XS) y 16 años (S) que se pueden escoger en color negro o coral.

¿Por qué elegirlas antes que a compresas y tampones?

Como es obvio, porque son mucho más sostenibles y ecológicas, pero seguramente la razón que ha convencido a más chicas es por el hecho que pueden llevarse hasta 12 horas puestas sin desprender ningún tipo de olor ni fuga, y todo sin contener nanopartículas de plata o cobre, como puede pasar con otros productos.

Si las jóvenes empiezan a normalizar las protecciones íntimas reutilizables, seguro nos espera un futuro sin tantos residuos y las nuevas generaciones se quitan por fin el miedo a este proceso que las convierte en mujeres adultas.

¡Anima a tu hija, sobrina o amiga a hacer la prueba!

También te podría gustar...