Sigue estos consejos de belleza ¡para estar radiante el día de San Valentín!

A menos de una semana del día del amor, seguramente ya tienes pensado qué harás este 14 de febrero: con qué detalle romántico sorprenderás a tu pareja o a esa persona que todavía no lo es pero a la que quieres impresionar, quizás te has comprado también un modelito para poderlo estrenar ese día e incluso puede que hayas hecho alguna reserva a un restaurante que te hace ilusión desde hace tiempo… pero ¿has pensado en preparar tu piel para que el domingo brille más que nunca?

Si no habías reparado en ese detalle, quizás es porque ya tienes una piel envidiable que no necesita demasiados tratamientos de última hora o quizás es porque simplemente no habías pensado en ello ¡y puede que ahora te des cuenta de que tienes poco tiempo antes de que llegue el día! Sea cual sea tu situación, no te preocupes porque tenemos tus espaldas cubiertas: en este artículo te daremos los tips más sencillos y efectivos para conseguir que tu rostro esté deslumbrante este San Valentín ¡y tú eliges qué consejos seguir según el tiempo y los recursos de los que dispongas! ¿Estás preparada para conquistar?

Mímate durante los días laborables

Si puedes encontrar huecos horarios en tu rutina, el domingo agradecerás haber dedicado alguno de tus ratos libres a delinear tus cejas con una depilación no agresiva (por ejemplo mediante hilo) para que el fin de semana ¡solo tengas que retocar algún detalle con las pinzas evitando el enrojecimiento!

¿Te sientes con ganas de mimos? Un tratamiento calmante o hidratante, también son una buena opción! Incluso si no te apetece recurrir a una clínica, puedes apostar por una suave exfoliación en casa para aumentar el brillo de tu piel, pues piensa que las exfoliaciones químicas profesionales son demasiado agresivas y tu piel no se recuperaría antes de las dos semanas.

Y… ¿qué tal si también dedicas un rato a repasar las uñas de pies y manos? Una manicura bonita (quizás francesa o en un rojo pasión) es una de las mejores apuestas para que cada uno de tus gestos esté impregnado de elegancia y estilo; y si te la haces de gel o en shellac ¡te aseguras de que permanezca perfecta durante más de una semana!

¡Empieza la cuenta atrás para tu cita!

La noche de antes, asegúrate de dormir bien para que el contorno de tus ojos luzca luminoso y descansado y tu piel se vea tersa y enérgica ¡y no uses ninguna crema rara por muy hidratante que prometa ser! Pues si hace tiempo que la tienes o nunca la has usado podría provocarte algún efecto adverso. ¿Tienes algún granito? Aplica con la mayor antelación posible y solo si estarás en casa durante un rato aceite de árbol de te, limón, ajo o aloe vera. En cualquiera de los casos recuerda aclarar tu rostro antes de maquillarte para evitar que aparezcan manchas en tu piel (por la influencia del sol) ¡o que esos productos desprendan algún aroma indeseado! Con un poco de suerte te ayudarán a reducir la inflamación y la rojez que por sorpresa haya aparecido.

Cuando te encuentres ante tu paleta de sombras o tu neceser de maquillaje, recuerda usar tonalidades con las que te sientas a gusto e intenta que tu pintalabios no transfiera el color. Antes de aplicarte el rímel usa el rizador de pestañas y llévate a la cita un kit de emergencia para cualquier retoque que puedas necesitar. Puesto que quizás hará un poco de frío, recuerda también proteger tu piel ¡para que no se reseque en el último momento!

Usa tu perfume habitual, ponte unos zapatos que no te vayan a doler ¡y sal a triunfar! Seguro que no habrá quien se resista a besar un rostro tan visiblemente cuidado y bonito.

¡Y feliz San Valentín!

También te podría gustar...